En el campo mercantil el notario tiene un importante papel, por que siendo este campo uno de los principales motores de la economía, la gran mayoría de los documentos deben ser autorizados por el notario e inscritos en el Registro Mercantil y esto exige del notario un conocimiento y agilidad en materia mercantil que permita un asesoramiento técnico, rápido y eficaz. 


En cuanto a este ámbito de actuación el notario puede asesorar un conjunto de operaciones lo más adecuado posible a las necesidades del cliente, que en este caso, se ve incrementado por la experiencia personal del notario que ha tomado parte y actualmente desarrolla labores directivas y de asesoramiento en distintas empresas.

Entre las operaciones que pueden tramitarse en la Notaría encontramos la creación de sociedades, ampliaciones de capital, fusión o escisión de sociedades y otras operaciones societarias.